top of page
  • Foto del escritorDi

¡SANAR LO FEMENINO!... Mi grito clamoroso este #8M

Actualizado: 6 jun 2023

Hoy 8 de marzo, es el día mundial de la mujer, por eso en el contexto del yoga y de la sanación, quiero hablar de energía femenina.


Con un enfoque energético, todos y todas, hombres y mujeres, tenemos energía femenina masculina. La energía femenina es la energía Yin en la filosofía del Tao y se vincula con la energía o prana del canal energético llamado Ida en la ciencia del Yoga. Esta energía está relacionada con la luna, con la sombra, con las emociones y la vulnerabilidad. La energía masculina, conocida como Yang en el Tao y vinculada al nadi o canal energético llamado Pingala en el Yoga, tiene las cualidades: solar, luz, fuego, fuerza y lógica. Y el trabajo principal que hacemos en el Hatha yoga es precisamente el equilibrio de estas dos energías para que pueda despertar la energía espiritual.


Hoy, os quiero contar que a nivel personal, en el último año vengo trabajando, vengo sanando lo femenino en mí. A pesar de que ha habido etapas en mi vida en las que expresaba toda mi feminidad, lo cierto es que tras mucho trabajo de introspección y la ayuda de la etnomedicina, he llegado a darme cuenta de lo que ha motivado, durante años, el no ser capaz de exponerme en mi máximo esplendor como mujer, a mostrar de manera natural mi feminidad, incluyendo la energía sexual, energía que todos somos y considerada en algunas culturas como la energía vital.


¿Las razones? Gracias a este trabajo personal, me di cuenta que mi energía femenina estaba contaminada, principalmente, por la culpa. Emoción que incorporé y encripté en mi mente y en mi cuerpo después de algunos episodios, en los cuales aprendí que era mejor no mostrarme, no fuese a ser que ello me pusiera en riesgo. En definitiva a sentir que mostrar lo femenino está mal. Sentirse culpable de lo femenino, como mecanismo de protección. Lo que viene siendo, miedo a mostrarte. Porque ya se sabe que la culpa y el miedo son primas hermanas. Curiosamente, y de esto me di cuenta hace muy poco tiempo, esta materialización de la energía de la culpa, se me venía manifestando en forma de quistes ováricos y pólipos en lo más femenino que hay en el organismo: mi útero y ovarios. Hoy finalmente he podido desencriptar toda esa información que había en mí.


Eso, a modo de experiencia personal, pero si hablamos de inconsciente colectivo, los patrones y programaciones mentales que nos fueron incorporando a través de lo que llamamos educación, especialmente a mujeres de mi edad y mayores, también hablan de la culpa de mostrarse atractivas, sexuales y esplendorosas.


Hoy, un 8 de marzo de 2023 el grito clamoroso de las mujeres en la calle, es el grito de la injusticia, del abuso, del sometimiento social y sexual histórico que las mujeres han sufrido durante los últimos siglos. Queridas, ¿os digo algo?...Es el momento de sanar todo eso. Individualmente y como colectivo. Salirse del rol de víctimas, recordar y retomar el poder y la fuerza que hemos tenido durante mucho tiempo en muchas culturas, muchos siglos atrás. Y no olvidemos (y esto lo tengo comprobado por mi experiencia personal)…que:


SI YO SANO, TU SANAS.

SI TU SANAS YO SANO.


Es un trabajo individual que está ya teniendo un efecto colectivo.


Hoy, 8M, mi grito clamoroso es el de la sanación de lo femenino en mí,, Por ello hoy, escojo mostrarme en todo mi esplendor como mujer rompiendo mis propios patrones, miedos y traumas.


Si quieres asistir a una Masterclass para conocer y conectar con tu energía femenina, indiferentemente si eres mujer u hombre, puedes hacerlo siguiendo este enlace.

Comentarios


bottom of page